Parques Naturales

El bello Parque Natural Sierra Cebollera

La Sierra de Cebollera es un lugar mágico, el único que goza del reconocimiento de parque natural en la comunidad de La Rioja. Este espacio natural se encuentra situado en el norte de las montañas del Sistema Ibérico. Los términos municipales de Villoslada de Cameros y Lumbreras delimitan el territorio por el que la Sierra de Cebollera se extiende.

Este parque natural se ha nutrido de la maravillosa herencia de la trashumancia de los terrenos de Cameros, que tenía lugar hace varios siglos y cuyos paisajes han sido recuperados y mimados. La Sierra de Cebollera puede presumir de su condición de parque natural ante otras sierras vecinas, como las de Urbión, Demanda y la propia Cameros.

Son 23.640 hectáreas las que componen este precioso espacio, que ocupa en torno a una quinta parte de toda la extensión de la Sierra de Cebollera –toda la sierra ocupa un total de casi 107 mil hectáreas. Orgullo riojano, el parque se encuentra también muy cerca del límite de provincia de Burgos y Soria, por lo que es muy frecuentado por los castellano leoneses.

El roble rebollo, el pino silvestre y la haya forman unos bosques muy bonitos, que en algunos puntos de sus paisajes son surcados por los arroyos que descienden desde las montañas; las cascadas coquetas, los saltos de agua y las riberas más cristalinas acaban por darle al Parque Natural Sierra de Cebollera un toco mágico. También los “hoyos” son otros de los emblemas de este espacio, pues sus formaciones glaciares llaman la atención de todo el mundo.

Digna de mención es la fauna de la que Cebollera disfruta. Las aves rapaces -gavilán, azor, águila calzada, halcón abejero- gobiernan en los desfiladeros del lugar, donde conviven con otras especies como el cárabo, el búho chico, el ratonero común o la culebrera. Los exuberantes bosques de la sierra favorecen la vida del gato montés, protagonista de Cebollera junto a, zorro, jabalí, ardilla o ciervo.