Parques Naturales

El Parque Nacional Gallego con la mejor playa del mundo

La región de Galicia cuenta con un solo Parque Nacional, el de las Islas Atlánticas, conformado por Ons, Cíes, Sálvora y Cortegada y en su conjunto abarcan 1.194,8 hectáreas terrestres y 7.285,2 marítimas. Son también conocidas como las islas de las aves marinas por la gran variedad de especies que se pueden avistar entre ellas las gaviotas patiamarillas. Además son un  lugar privilegiado  para la observación de estrellas.

Pero también está en su interior, en la isla Cíes,  la playa de Rodas, que fue elegida como la mejor playa del mundo, con su mar azul y la arena blanca, que hará pensar que estamos en el Caribe, pero que al introducirnos en su agua nos recuerda de inmediato que estamos en territorio gallego.

Este Parque Nacional tiene un gran atractivo, especialmente por la combinación de flora y fauna tanto marítima como  terrestre. Cada una de las islas tiene un encanto especial pero lo que es común a todas ellas es la variedad de algas marinas de sus fondos marinos y las especies de aves que  las sobrevuelan. En cuanto a la flora, destacan los tojales, la camarina, la xesta de Ons y las flores llamadas paxariños de la Linaria arenaria

En Cies no solo es obligado conocer la playa de rodas, sino también decidir a cuál de los tres faros subir para obtener las mejores vistas y deleitarse con la práctica del submarinismo donde habrá oportunidad de ver en su medio natural especies que raramente veras en otras inmersiones, ejemplo de ello los centollos, percebes,   pulpos, erizos de mar y bogavantes. Esta es la única isla donde es posible acampar para lo cual se debe obtener un permiso

En Ons la playa de Melide es también un buen lugar para visitar ya que es reconocida por sus dunas de arena,  pero su peculiaridad se la otorgan las cuevas marinas esculpidas en granito, llamadas por los locales furnas, donde se puede escuchar el sonido del mar. En  especial la conocida como buraco do inferno en la que según la leyenda su profundidad era tal que se llegaba hasta el infierno y se escuchaban las voces de los muertos que penaban en el mismo. Esta es la única isla que aun hoy en día cuenta con una pequeña población residente.

Para llegar a cualquiera de las dos mencionadas es factible utilizar un transporte marítimo que sale en el primer caso de Vigo y en el segundo de varios lugares ubicados en la Ría de Pontevedra.

Salvora, por su parte es visitable durante todo el año pero no cuenta con servicio regular de embarcaciones. Su paisaje rocoso y la visión del pueblo abandonado donde aún hoy en día se conserva alguna que otra casa en pie también hacen de estas islas  un lugar para no perderse en la visita a este parque.

La isla de Cortegada tiene como atractivo principal un gran bosque de laurel, y en la de Malveira Grande hay otro de melojos, al ser de los pocos que quedan en la costa bien  vale la pena llegarse hasta allí para verlos.

Al llegar a Galicia para conocer las islas deberás tomar un barco, pero si para llegar  hasta allí lo hiciste en un coche o en una casa rodante y por la emoción del paisaje dejaste las llaves adentro recuerda que ello no es motivo para arruinar la experiencia, llama a los cerrajeros 24 horas  y continúa disfrutando de tu recorrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *